Educación y crianza de los niños

La Constitución establece que: "El cuidado y educación de los hijos es el derecho natural de los padres y su deber más acuciante" (artículo 6, párrafo 2 de la Constitución). En otras palabras: los padres deciden la educación de sus hijos y son responsables de ésta. Los jardines de infancia y colegios les apoyan en esta labor. Estas instituciones complementan la educación familiar, pero no sustituyen a los padres. El objetivo es que haya una cooperación respetuosa y beneficiosa entre el hogar y el jardín de infancia o el colegio.

Los padres deben ayudar a que sus hijos a que se conviertan en personas capaces de pensar y actuar con independencia. Esto no siempre es fácil. Por eso, incluso los mejores padres cometen errores. Esto no es malo, siempre y cuando los errores se traten de manera abierta. Al final, los niños aprenden así a admitir errores ante uno mismo y ante los demás.

Hay organizaciones de asesoría familiar que ofrecen su consejo

A menudo, durante la educación de un hijo es difícil saber qué es lo mejor y más adecuado. Por esta razón existen organizaciones de asesoría familiar y educación que responderán sus dudas y preguntas. Los padres pueden también aprender cómo tratar con los problemas de educación en centros familiares y de educación para la familia. Ahí pueden intercambiar impresiones y compartir trucos y consejos.

Tiempo en común y educación sin violencia

A muchos padres les gustaría pasar más tiempo con sus hijos, pero el trabajo y las obligaciones cotidianas a menudo lo impiden. Por eso, en el tiempo que les queda deberían estar a la disposición de sus hijos y hacer algo agradable con ellos. Jugar, leer en voz alta, dibujar o salir de excursión son formas de que niños y padres se mantengan unidos. Los padres no pueden hacer nada mejor por sus hijos que en todo momento darles cariño y atención.

Los niños deben ser educados para ser independientes. Cuanto mayores se hacen, mayor es la responsabilidad que deben cargar, tanto para consigo mismos como para con los demás. Por esto los niños mayores y los adolescentes tienen un creciente derecho a intervenir en su propia educación. Por encima de todo, tienen derecho a una educación sin violencia.

La dirección principal: Oficina de Protección de Menores

Para aquellos padres que necesiten consejo y ayuda la Oficina de Protección de Menores es la dirección más importante. Trabaja en colaboración con los padres e intenta con ellos resolver los problemas familiares o de educación de la mejor manera posible. Al mismo tiempo, la oficina de protección de menores tiene la obligación de proteger a niños y adolescentes. Si los padres ponen a sus hijos en situaciones de riesgo o dejan de ser capaces de cuidar de ellos y protegerlos, la oficina de protección de menores debe intervenir en pro del bienestar de los niños.

"Die Nummer gegen Kummer"

"Die Nummer gegen Kummer" es una línea directa de la federación alemana para la protección del niño que atiende a niños y jóvenes y cuyo nombre significa "el número contra las penas". Adolescentes y niños pueden llamar desde cualquier punto del país al número 0800 / 1110333 para recibir ayuda y consejo. Las llamadas son gratuitas. Desde hace algún tiempo existe también un número gratuito a disposición de los padres, el 0800 / 1110550. Encontrará más información en alemán en la página www.nummergegenkummer.de.

 Imprimir esta página