Violencia doméstica

La violencia no es la solución - ya sea en las relaciones de pareja o entre adultos y niños. Cuando los miembros de una familia se hieren física o psicológicamente el estado debe intervenir. Las víctimas de la violencia en la familia, también llamada violencia doméstica, cuentan con una protección especial.

Los niños son especialmente sensibles a la violencia doméstica, independientemente de que ellos sean los directamente afectados o lo sean los padres. Así lo indica el folleto -disponible en alemán, árabe, turco y ruso- "Violencia doméstica - los niños víctimas colaterales".

La Ley de Protección frente a la violencia salvaguarda a las personas frente a actos violentos y persecución (por ejemplo, acoso). Puede obtener más información sobre este asunto en las centros de asesoramiento, hogares para mujeres y la policía (Opferschutz: Protección para víctimas). En caso de ser víctima de actos violentos o amenazas graves, informe a la policía llamando al número de emergencia 110. Al intervenir, la policía puede expulsar de la vivienda al sujeto violento. A continuación, en un juzgado civil se puede solicitar la disposición de medidas de protección adicionales.

Protección contra los matrimonios forzados

En Alemania no se toleran los matrimonios forzados. Esto se debe a que los matrimonios forzados son siempre una profunda violación de los derechos individuales. El amor y el matrimonio no pueden en ningún momento tener nada que ver con la coerción. El portal en línea www.zwangsheirat-nrw.de (con información en árabe, inglés y turco entre otros) ofrece a este fin asesoramiento en varios idiomas, y asesora sobre la situación jurídica.

 Imprimir esta página