Adicción

Es difícil decir cuándo empieza una adicción. No todos los que toman nicotina (cigarrillos), alcohol u otras sustancias se hacen adictos. Se abre paso a una adicción a través de varias fases: primero se prueba un poco, luego uno se acostumbra, y llega un momento en el que se necesita una sustancia o una conducta concreta para sentirse bien y continuar con el día a día. Lo importante no es tanto de qué sustancia se trata (alcohol, cannabis o juegos de azar). Lo que marca la diferencia es la frecuencia con la que se consume, la cantidad que se toma, y hasta qué punto depende nuestra felicidad de ello.

Las leyes prohíben las drogas

En Alemania es sancionable el tráfico y la posesión de drogas. Para más detalles, consulte la Ley de estupefacientes. Dentro de las sustancias adictivas ilegales se incluyen el cannabis (hachís, marihuana), las anfetaminas (éxtasis, crack), la heroína y la cocaína.

Las personas con adicción tienen derecho a ayuda

Los que padecen una adicción tienen derecho a ayuda médica, asesoramiento y terapia. A menudo, son las sustancias adictivas quienes dirigen el día a día y los pensamientos del enfermo. Y junta él padecen también sus familiares y amigos. Por eso, en Bonn no solo hay ofertas de ayuda y asesoramiento para el adicto, sino también para su pareja, sus padres e hijos.

El alcohol, los cigarrillos y otros tipos de tabaco son legales para los adultos. Pero son todo, menos saludables. Fumar es uno de los mayores riesgos para la salud que se pueden evitar, y de la nicotina uno se hace rápidamente adicto. Como consecuencia del consumo de alcohol y de nicotina, mueren varios miles de personas cada año en Alemania.

Adicción y protección de menores

El alcohol, los cigarrillos y otras sustancias adictivas ponen en peligro especialmente la salud de los niños y  de los adolescentes. Cuanto antes una persona joven empieza a consumir sustancias adictivas, mayor es el peligro de dependencia y de secuelas. Por eso, en Alemania solo está permitido vender tabaco a adultos mayores de 18 años.  Los menores tampoco pueden fumar narguiles en lugares públicos. No está permitido vender alcohol a menores de 16 años. Y tampoco pueden consumirlo en lugares públicos. En principio, tan solo los adultos pueden consumir bebidas alcohólicas como licores, aguardiente o whisky. Todo está regulado por la Ley sobre la protección del menor.

 Imprimir esta página

Búsqueda

[Previous Month] diciembre 2019 [Next Month]
lu ma mi ju vi do
48 25 26 27 28 29 30 1
49 2 3 4 5 6 7 8
50 9 10 11 12 13 14 15
51 16 17 18 19 20 21 22
52 23 24 25 26 27 28 29
1 30 31 1 2 3 4 5